Comics que nadie lee/Para un publico que no existe

Sunday, November 27, 2005

Lo que Torres Vitola pareceria no percibir, o yo estoy pasando otros factores por alto, es que, por mas destreza teorica en mercadotecnia que el interesado desarrolle, lo mas seguro es que no llegue muy lejos, en la ausencia total de un MERCADO DEL COMIC en el Peru. Ni
"mainstream," ni alternativo. Las dimensiones y caracteristicas de nuestra economia no lo han permitido hasta ahora. Y no lo van a permitir en un futuro cercano, definitivamente. Mientras tanto, por su lado, la iniciativa individual local, motor de toda "escena alternativa," ha oscilado entre la somnolencia y el coma. Aunque seria injusto no decir que estamos pasando por un momento inusual de mas actividad. Lo lamentable es que haya muchisimo menos talento que voluntad. Y otra vez Theodore Sturgeon tiene razon: el 90% de todo es caca.
Pero hablar de mercados, ademas de soez, es basicamente superfluo. MERCADO implica la confluencia de factores cuantitativos, casi inexistentes en nuestro caso nacional. Hablemos de circuitos, mas bien. Es una escala mas realista. Y carajo, menos yuppie que "mercado."
Si Torres Vitola tiene como paradigma el mercado editorial del primer mundo, yo voy a tener que referirme al modelo de los circuitos alternativos tambien del primer mundo. Y adelanto mi conclusion: quiero demostrar como es que el comic ha sobrevivido, y se ha enriquecido, manteniendose ajeno a las preocupaciones de una actividad comercial convencional. Conciente y deliberadamente.
En el mundo ideal de Torres Vitola, un sistema perfectamente organizado se pone en marcha para desarrollar un PRODUCTO dirigido a la MAYOR CANTIDAD de aficionados. En el mundo real, esto significa reducir al minimo, o eliminar, toda posibilidad de fracaso. Echar mano a las formulas ganadoras. Hay demasiado invertido en la creacion de un producto. Expectativas y dinero. La industria necesita saber, exactamente, lo que el aficionado desea, para lo cual debe reducirlo a su minimo comun denominador. El perfil del publico objetivo debe describir a la mayoria de consumidores. Las excepciones quedan eliminadas. Esto puede ser parte, por que no? , de las preocupaciones del artista, perdon, del empleado de la compañia, astuto y ducho en los modos de la mercadotecnia. Deberia serlo, sentencia Torres Vitola. Y si se trata de uno de esos idiotas que no toma en serio esto de los comics, para eso esta la mesa directiva. Esa, y no otra, es la realidad de la INDUSTRIA DEL COMIC. Ese, y no otro, es el delirio aspiracional de Torres Vitola.
Pero ni el mundo es plano, ni tiene el tamaño de los sueños de Torres Vitola. Hay espacio para mucho mas. Hace mas de treinta años que los lazos entre la industria editorial vinculada a los comics y los creadores han sido redefinidos hasta su total disolucion o vueltos a definir bajo terminos radicalmente diferentes. Esa dinamica oposicional que enfrenta a la industria editorial ( y la ideologia que la sostiene ) y a los artistas, no existe en el Peru por la sencilla razon de que no hay un "establishment" editorial al cual oponerse. No se ha desarrollado en el Peru una industria editorial que siquiera merezca el nombre de tal. Menos podemos hablar, ni discutir, sobre una subcategoria vinculada a los comics. Lo que hay es lo que vemos, revistas y fanzines integramente autofinanciados por sus autores y que en ninguno de los casos suelen sobrevivir a los cinco numeros ( aunque la ultima generacion de fanzinistas esta logrando el merito de quebrar esa "tradicion" ---CRASHBOOMZAP es un ejemplo ) . Y tenemos tambien una minima produccion de tiras comicas en algunos diarios y semanarios. La naturaleza "familiar" de esas publicaciones obliga a logicas y atendibles limitaciones en los contenidos y tratamientos de las tiras. Existe ademas, una fluctuante y predeciblemente insipida produccion de comics institucionales, didacticos, parroquiales, edificantes y politicamente correctos, que van a estar siempre ahi mientras hayan ONGs de buen corazon y fondos extranjeros, necesitadas de justificar su existencia. Pero aqui el principio de autonomia creativa ha cedido su lugar a otro tipo de compromisos.
Hay espacio para mucho mas, es cierto, pero nos esta tomando tiempo ocuparlo. Si el ejemplo de los circuitos alternativos del comic, en el primer mundo, nos enseña algo
es que, paradojicamente, la vida puede ser dulce y gratificante FUERA DEL SISTEMA. Se diria que todo aquel involucrado en la creacion de comics, dentro de una economia suficientemente grande para sostener a un enorme y diversificado mercado editorial, estaria mas que dispuesto a bailar la musica que le toquen para ganarse una jugosa porcion de la torta. Hay de esos, por supuesto. Demasiados. Les llaman "profesionales." Pero hay de los OTROS, tambien, y son de los que importan, a la larga. Son los que hacen que esta forma de arte sea excitante y salvaje. Son los que introducen los cambios, no por esa malsana devocion por la novedad, sino porque simplemente son fieles a una vision que conecta con la experiencia vital de las personas de carne y hueso, en perpetua evolucion.
"...Sus comics sudan y tienen pelos. Respiran. Tienen movimientos peristalticos, flatulencias, fluidos vaginales, semen, sangre, ideas, sombras, cosas que no te esperabas, o cosas que te esperabas, pero que no te atreverias a decir."
No hay vida fuera del mercado, dice Torres Vitola. Asi lo cree cuando predica su evangelio mercadotecnico. Pero los comics tienen la irritante cualidad de prosperar en terrenos donde justamente existe menos control y planificacion. El proceso es simple: si hay alguien con algo que decir, y lo dice con honestidad y conviccion, hay otros, alla afuera, que lo van a leer. Solo tiene que ESCRIBIR, DIBUJAR Y FOTOCOPIAR. De lo demas se encarga esa energia que hace a la creatividad infecciosa.
Ahora, si produces cojudeces, que te publique Torres Vitola. O lee Manga, que se yo.
Es ironico, y didactico, que en Europa o los EE.UU., donde los mercados editoriales son enormes, y el acceso a ellos es, en todo caso, una posibilidad a considerar, existan y prosperen los mas vastos circuitos alternativos, sostenidos INTEGRAMENTE por la necesidad de comunicacion no mediatizada, impetu, ingenio/ingenuidad y una maquina fotocopiadora. Tecnologia barata, accesible, democratica. Es en estas condiciones de marginalidad ( = libertad ) que el comic disfruta del lujo del espacio ilimitado. Puede estirar los musculos, crecer, vivir, conocer gente, viajar, perderse, y volver enriquecido. Sin un centavo en el bolsillo. Que colera, Torres Vitola, no?
Pero todo eso lo sabemos aqui. Lo vivimos, lo necesitamos aqui. Es solo que quisiera ver MAS gente involucrandose, creando no solo COMICS, sino creando tambien nuevos vehiculos, soportes, eventos, circunstancias, momentos para liberar los medios de comunicacion.

Volviendo al casillero 1: Torres Vitola abrio la boca y se puso en bandeja. Es tan facil tomar a broma su filosofia de supermercado. No he leido ni una carta de apoyo a su posicion, que yo recuerde, y sin embargo creo que tiene que haber mas de uno que piensa como el. Lo que se vio aquella vez en el Centro Cultural de España fue mas que el enfrentamiento de dos puntos de vista. No estaban en discusion gustos personales, ni costumbres de trabajo. Fue el momento de hacer definiciones esenciales y de certificar simplemente la existencia real de dos hemisferios con nada en comun. Llamenme discolo, pero tengo que preguntar: Que hacen estas dos posiciones discutiendo sus principios? Que hacen sus representantes bajo un mismo techo? Quien se beneficia de este esteril intercambio? No se trata de una pelea entre facciones. Estamos hablando de raices diferentes, propositos y objetivos que van en direcciones opuestas. Tenemos que darle un nombre a esa diferencia, un sonido y un color especificos, una especie de rito fundacional que describa otra identidad para los COMICS.

2 comments:

Efil said...

"Se diria que todo aquel involucrado en la creacion de comics, dentro de una economia suficientemente grande para sostener a un enorme y diversificado mercado editorial, estaría mas que dispuesto a bailar la música que le toquen para ganarse una jugosa porción de la torta"

Cuanta razón en todo.

Conozco gente que se ha enriquecido culturalmente desarrollando un comic, a uno puede gustarle lo que hace o molestarle menos que realizar otras actividades para sobrevivir, pero sus obras nunca serán lo mismo que alguien quien las realiza de corazón, asumiendo ese compromiso personal sin esperar recompensa económica alguna.

Siempre se me ha hecho difícil explicarlo a ciertas personas... pero en este sitio está más que claro.

Erika Les said...

Lo más irónico de la industria del cómic, es que hacen cómics tan fofos y tan a la volada que pareciera que ODIAN HACER PLATA.

Powered by Blogger.